dificil«Un médico en consulta tiene tendencia al contacto físico y a la exploración general del paciente, encargando pruebas de laboratorio para su posterior valoración. Me pregunto si será por ello la razón por la que nadie suele ir a consulta privada sin preguntar antes el precio de la misma, con predisposición mental a su pago.

En una curiosa anécdota recuerdo que en una ocasión sí preguntaron el precio al especialista tras la consulta, y al …

parecer le debió parecer caro el precio que el abogado y letrado en la materia de la consulta, le indicó por ello. Sin alterarse, el abogado se levantó, se sentó en el asiento junto al consultante al tiempo que lo invitaba a sentarse en la silla que antes ocupaba, tras el escritorio del despacho.

– Hagamos una cosa – Le dijo el abogado-.
– Yo le hago una pregunta semejante a la que usted a hecho y le garantizo que la respuesta está en los libros que tiene sobre su mesa. Si me da usted la respuesta correcta en un plazo de una hora le pago a usted el doble de los honorarios que a usted le parecen tan altos.

-Perplejo, el cliente, enrojeció, acercó la mano a su cartera y procedió al abono de la factura de la consulta. Hasta ahora no ha cambiado de abogado y, eso sí, nunca más pensó que los servicios del letrado en leyes eran caros. Fue entonces cuando reconoció que al medico o con el peluquero, nunca iba sin dinero y pagaba sin chistar».
Extracto de un escrito del autor: Carlos Comitre de la firma legal española «Ley 57» Marbella y Alhaurín.

Me acordé de aquélla otra anécdota acerca del cobro de un millón de pesos, por saber qué tornillo apretar…

Por Lic. Pp Soto

Consultor y capacitador profesional en aspectos laborales y de seguridad social (Imss, Infonavit, sua, sipare, contratos de trabajo, terminación de relación de trabajo, nóminas, etc). .