“-Tengo más de 45 años…“, me dice un cliente y de repente , tanto él como yo podríamos encontrarnos en la situación de que nuestro patrón nos desocupe. No es el fin del mundo.  Tenemos que aprender a vendernos de una forma diferente, para que si en el caso de que estuviéramos a la disposición de los empleadores, encuentren en nosotros la experiencia, la paciencia y sobre todo, que vean en nosotros la completa disposición de...

Ver post completo