¿#imss desconoce una contratación x honorarios…?

#imss

¿El #imss puede desconocer una contratación por honorarios…? El artículo 251, fracción X de la Ley del Seguro Social (#LSS) precisa que el instituto tiene la atribución de inscribir a los trabajadores asalariados ante dicho organismo fiscal, pero no así respecto de aquéllos que prestan un servicio personal independiente (honorarios) o que para efectos fiscales, se encuentren asimilados a salarios.

Por su parte, el artículo 12 fracción I de la referida #LSS, prevé el supuesto mediante el cual se puede considerar a una persona como sujeto de aseguramiento, destacando el que refiere a personas que están sujetas a una relación laboral, la que se entiende como la prestación de un trabajo personal subordinado a una persona, mediante el pago de un salario, conforme a lo señalado en los artículos 20 y 21 de la Ley Federal del Trabajo, por lo que bastaría con acreditar la existencia de esta relación para que una persona sea sujeto de aseguramiento.  Veamos:

Artículo 12. Cualquier persona física o moral estará obligada a registrarse como patrón o sujeto obligado ante el Instituto a partir de que:
I. Empiece a utilizar los servicios de uno o varios trabajadores;

De una manera poco ortodoxa, el #IMSS considera que se trata de una relación laboral la que vincula a las partes y descalifica entonces que se trate de una relación mercantil como lo es la prestación de servicios profesionales.

El artículo 68 del Código Fiscal de la Federación señala que los actos de autoridad se presumen legales, a menos que el contribuyente los niegue de manera lisa y llana, por lo que es en este caso cuando le corresponde probar a la autoridad, los hechos en los que haya sustentado su acto de molestia.

#imss

Fuente: Editado por Lic. PpSoto, a partir de un correo de Prodecon.

¿Qué te puedo recomendar?

Primero.- Que si en verdad se trata de una relación laboral, de nada te servirá tener el contrato de prestación de servicios profesionales, porque a la autoridad hay que demostrarle que NO hay subordinación, es decir, que a esa persona no le decimos qué y cómo debe hacer su trabajo y que tampoco está bajo nuestra supervisión.

Segundo.- Esa persona tampoco debe tener un horario, ni necesariamente un lugar físico dentro de tu empresa para la prestación del servicio, es decir, nada que presuponga que se trata de un trabajador.

Tercero.- Tratar de que tú no seas su única fuente de ingresos, es decir, que ese prestador de servicios profesionales o empresariales, tenga otros clientes además de ti.

(170)