1. Afine su idea.
    Si estás pensando en crear una empresa, es probable que ya tengas una idea de lo que quieres vender en Internet, o al menos del mercado en el que quieres entrar. Haz una búsqueda rápida de empresas existentes en el sector que hayas elegido. Aprenda lo que hacen los líderes actuales de la marca y piense cómo puede hacerlo usted mejor. Si crees que tu empresa puede ofrecer algo que otras empresas no ofrecen (o ofrecer lo mismo, sólo que más rápido y más barato), o tienes una idea sólida y estás listo para crear un plan de negocio.
  2. Define tu “por qué”.
    “En palabras de Simon Sinek, ’empieza siempre por el porqué'”, explica a Business News Daily Glenn Gutek, director general de Awake Consulting and Coaching. “Es bueno saber por qué estás lanzando tu negocio. En este proceso, puede ser inteligente diferenciar entre [si] el negocio sirve a un por qué personal o a un por qué del mercado.
    Cuando tu motivo se centra en satisfacer una necesidad del mercado, el alcance de tu negocio siempre será mayor que el de un negocio diseñado para satisfacer una necesidad personal.”
  3. Considere la posibilidad de comprar una franquicia de una empresa ya establecida. El concepto, el seguimiento de la marca y el modelo de negocio ya existen; todo lo que necesitas es una buena ubicación y los medios para financiar tu operación.
  4. Piensa en el nombre de tu empresa.
    Independientemente de la opción que elijas, es vital que entiendas el porqué de tu idea. Stephanie Desaulniers, propietaria de Business by Dezign y antigua directora de operaciones y programas para mujeres empresarias del Covation Center, advierte a las emprendedoras que no escriban un plan de empresa ni piensen en un nombre para su negocio antes de haber concretado el valor de la idea.
  5. Aclare cuáles son sus clientes objetivo.
    Desaulniers afirma que, con demasiada frecuencia, la gente se lanza al lanzamiento de su negocio sin dedicar tiempo a pensar quiénes serán sus clientes y por qué querrían comprarles o contratarles.
    “Tienes que aclarar por qué quieres trabajar con esos clientes: ¿te apasiona facilitar la vida a la gente?”. afirma Desaulniers. “¿O disfrutar creando arte para dar color a su mundo? Identificar estas respuestas ayuda a aclarar su misión. En tercer lugar, tienes que definir cómo vas a proporcionar ese valor a tus clientes y cómo comunicar ese valor de forma que estén dispuestos a pagarlo”.
  6. Durante la fase de ideación, hay que limar los detalles principales. Si la idea no es algo que te apasione o si no hay un mercado para tu creación, puede que sea el momento de pensar en otras ideas.

Visto en telegram @business & startups 101

El post tiene: 9 vistas


Lic. Pp Soto

Consultor y capacitador profesional en aspectos laborales y de seguridad social (Imss, Infonavit, sua, sipare, contratos de trabajo, terminación de relación de trabajo, nóminas, etc). .